17
JUN
2019

Lo que dicen y lo que callan las válvulas.

comentario:0

No son pocas las ocasiones en las que nos llaman para reparar válvulas y tras repasar la válvula observamos que las anomalías provienen de la red.

 Este es el ejemplo de una válvula Bermad serie 700 ES reductora – sostenedora, la cual al parecer llevaba bastante tiempo sin realizar mantenimiento y con problemas de inundaciones de arqueta cada vez que se producían lluvias.

El problema que nos transmiten es que en las zonas altas se quejan de que no les llega el agua, por lo que es evidente una falta de presión. Repasando manualmente las funciones de la válvula, comprobamos que las válvulas de esfera no son estancas, la válvula cierra completamente, aunque no parece que realice la operación con suavidad. Lógicamente nuestra primera actuación fue desmontar la válvula y realizar las operaciones de limpieza, engrase y mantenimiento de cualquier válvula.

Observamos que se ha estado regulando mediante las válvulas de esfera, ya que se observa una elevada cavitación en ellas, motivo por el cual pierden aún estando cerradas.

Una recomendación que solemos hacer a nuestros clientes es no combinar latón con inox, ya que por cuestiones de par galvánico, acaba provocando fugas en el latón, además de reducir a la calidad del latón y su periodicidad de mantenimiento, todo el conjunto piloto.

Una vez realizadas todas las operaciones descritas tanto en la vñalvula como en los pilotos, ponemos en marcha la válvula y la dejamos en perfecto funcionamiento, restaurando aguas abajo la presión deseada y dando por buenos los trabajos hasta que…. Recibimos una llamada al día siguiente diciéndonos que por la noche ha vuelto a fallar la válvula y se han vuelto a quedar sin presión.

Raro, ¿verdad?. Vamos a pensar un poco, ¿Cuál puede ser el motivo para que a determinadas horas no haya presión suficiente de salida?, con varias suposiciones en mente, y dando por bien empleado un sábado por la tarde para ir a jugar con la válvula, decidimos acercarnos y hacer algunas comprobaciones; acercarse hasta la válvula en el momento que está fallando suele ser el camino más corto para encontrar el fallo.

Actualmente el contador nos marcaba un caudal de unos 150 l/min y aguas arriba la presión nos había descendido a 3 Bar con una pérdida de carga de carga en válvula de 4 m.c.a., al momento aumenta el caudal y situado en torno a 220 l/min nos cae la presión aguas arriba hasta los 2,4 bar con una pérdida de carga en válvula de 6 m.c.a.

Lógicamente esto está muy lejos de los 4 bar deseados aguas abajo. Ante la obstinación del capataz en repetir una y otra vez, como una máxima a la que aferrarse: “antes con este caudal funcionaba perfectamente y salía la presión a 4 bar”. Yo entonces, recordando a mi estimado profesor Mañez, le dije:”es que de donde no hay no se puede sacar”. Era evidente que había algún motivo aguas arriba por el que no llegaba suficiente caudal a nuestra válvula.

Como primera medida comprobamos que el filtro cazapiedras está límpio. Aunque observamos alguna piedra.

Llegados a este punto, realizamos el trazado de la red, revisando las válvulas de compuerta, revisamos la topografía y las presiones teóricas que debían de haber, y con manómetro en mano vamos revisando diferentes puntos, desmontando contadores y comprobando que las presiones coinciden con lo previsto, próximo a los 6 bar. Hasta que llegamos a un contador que la presión se reduce a 3 bar. Es evidente que entre el anterior contador y este tenéis un tapón importante.

Nos comenta el encargado que casualmente la semana anterior hubo una rotura, pero que se reparó sin problemas.

Tras realizar varios arrastres, sin éxito, se propone la sustitución del tramo, aprovechando para renovar y dejar anulada la anterior de fibrocemento, sustituir la maltrecha válvula de compuerta y realizar una arqueta en mejores condiciones para la conservación de la válvula.

Todo esto se realizó con un coste de intervención realmente bajo. La mejora en la red fue enorme, y aunque los pilotos de la reductora presentan un error de precisión de +/- 0,2 bar, nos comentan que entra dentro de lo admisible, por lo que de momento la válvula quedará así realizando las operaciones de mantenimiento.

Probablemente la que salió ganando con todo esto fue la válvula, que consiguió un mantenimiento y limpieza de barro.. además de un cambio de válvulas. Por lo demás les hicimos la recomendación de que cuando se estropee la válvula, o les surja en otro sitio colocar una de este calibre, aprovechen y la cambien, ya que al tratarse de una válvula de paso reducido y con V-Port, produce una pérdida de carga grande y limita las posibilidades de la válvula. Pensamos que sería indicado colocar un diámetro mayor.

Atentamente

Fernando Gea

Técnico Comercial

Sobre el autor

Responder

captcha *